Secciones

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Mi TODO.

A lo largo del crecimiento de un hombre que soy yo (sí, no tengo tetas ni culo como para que se me llame mujer) uno encuentra una chica con la cual acaba por compartir toda su vida, sus logros, sus desgracias y acaba llamándola cariñosamente MI TODO.

Como era de esperar yo también, como humano que soy (no vengo de otro planeta) he llegado a la conclusión de pastar por estas viñas de mi colega Jesús gracias a un todo informe que no tiene forma despreciable por la cual doy cosas insulsas como mi pequeña vida, mis hijos, mi fiesta, mi futuro al cual sencillamente llamo MI TODO.

¿Eres mujer? ¿Eres una gatita en celo? Pues lo siento, tengo dueña. Mi todo lucha por mi persona y aprendre boxeo tailandés para protegerme de ti en una elevación de su persona y marcar distancias con respecto al resto de homologas femeninas a las cuales patearía el trasero en su afán irlandés por ser la hembra ganadora de mi persona.

¿Estoy enamorado? ¡Claro! Si no quieres una llave de artes marciales tailandesas por favor, ¡aléjate de mi!. Por ella pienso cosechar riquezas y demás vainas y en concreto, vivo por ella, mi todo.

Con ella aprendo de esta sucia vida que se cae a gotitas con su presencia.

Muchas gracias por enseñarme nada, gente, pues mi nivel de maestría ya se me ha enseñado. No vengo de otro planeta como me dijeron en la mili, ni soy algo anómalo. Sencillamente soy Daniel. Ella me contempla y vé hasta el ínfimo defecto de mi persona, del cual aprendo de mi mismo porque en resumidas cuentas, es MI TODO.

 Isabelle, mi amor, mi vida, mi placer, mi esperanza, mi futuro, mis cosechas, te dedico esto para que veas que finalmente eres mi todo, pero con mayúsculas para que veas  que es sincero, tanto como te gusta que te amen.

ISABELLE, ¡TE AMO!

No hay comentarios:

Publicar un comentario